Dos automóviles colisionan fuertemente - Inif - Honestidad en Colombia

SOAT: algo más que críticas

El Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito, o SOAT, responde a una necesidad social por cubrir gastos imprevistos causados por accidentes de tránsito, cubre tanto al tomador de la póliza como a los terceros involucrados en un accidente de tránsito.

¿Qué pasó con esta póliza durante la cuarentena por COVID-19?

La imposición de medidas restrictivas y cuarentenas estrictas en diferentes centros urbanos del país condujo a que muchas actividades sociales se trasladaran a la virtualidad. Consecuentemente, las calles se vaciaron y con ellas el riesgo de sufrir cualquier tipo de altercado en las vías.

Así las cosas, surgieron preguntas alrededor de la utilidad y la estructura de este seguro, las cuales se vieron alimentadas por la crisis de ingresos que experimentó la sociedad colombiana durante 2020. Una de estas fue el hecho de renovar cada año este seguro cuando el uso del vehículo es esporádico, o como pasó este año que por la cuarentena obligatoria no podían circular. Además, ¿por qué confiar en la labor ética de las aseguradoras que, en medio de la peor crisis económica de nuestra historia, no tuvieron ningún tipo de contemplación en el cobro de sus productos?

¿Críticas válidas? Totalmente. ¿Críticas Acertadas? No lo creo. El año transcurrió en medio de la incertidumbre y el desconocimiento. Las críticas no pararon y llevaron al mencionado seguro a la picota pública. Sin embargo, a pesar de todo ello, poco se ha dicho de los 213.823 millones de pesos adicionales que las compañías de seguros especializadas en SOAT aportaron al sector salud en su lucha contra la COVID-19 y que, en algunos casos, superaron con creces al monto de recursos que se dejaron de pagar por siniestralidad vial en 2020.

Tampoco parece importar los niveles de evasión que año a año se observan para este seguro (niveles que podrían estar rondando el 50% y que se acrecentaron durante el año de la pandemia). Aunque para la mayoría sea algo desconocido, una alta evasión en este tipo de seguros puede conducir a una mayor ineficiencia en el uso de los recursos por parte de los potenciales contratantes, además de comprometer recursos públicos para subsanar gastos médicos de quienes sufrieron la irresponsabilidad de un conductor sin el SOAT vigente.

En definitiva, son varios los retos que quedan en materia de aseguramiento, retos que seguramente podrán ser alcanzados de mejor manera en un entorno de reconocimiento hacia lo merecido, y no uno de ataques persistentes hacia lo que desconoce y que, muchas veces, parece que no se quiere conocer.

Te puede interesar

Infografía sobre delitos financieros de INIF
Detección de fraude - Casos de éxito
Caso de éxito - analítica para prevención antifraude