¿Reducción del fraude en SOAT? Estrategia contra la guerra de ambulancias

Entró en vigencia el Decreto 793 del 20 de diciembre de 2018 para regular a los vehículos de emergencia, de esta forma, se espera reducir los casos de fraude al Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito (SOAT) ¿Logrará esta iniciativa ponerle fin a la guerra de ambulancias?

 

En INIF hemos detectado una gran variedad de casos de fraude al SOAT, fenómeno que ha amenazado la sostenibilidad de la industria aseguradora, convirtiendo su venta en un negocio poco rentable para estas compañías.

 

Existe una variedad de modalidades de fraude al SOAT, entre las que se han identificado en Colombia se encuentra la guerra de ambulancias que se origina porque algunas entidades prestadoras de salud privadas les pagan a operarios de ambulancias una determinada cantidad de dinero por llevarles heridos por accidentes de tránsito, razón que motiva a algunos conductores de estos vehículos a competir con otros para atender las emergencias sin importarles la vida del paciente; se dan casos en los que los accidentes son atendidos hasta por dos ambulancias al tiempo, esto lo evidenciaron en el programa de Séptimo Día sobre  Guerra de ambulancias.

 

De igual manera, en el programa de Séptimo Día describen otra modalidad, la cual deriva de la ya mencionada, y es la de los falsos heridos, que se presenta cuando un paramédico y/o conductor de ambulancia le propone a un portador del SOAT (usualmente un motociclista) ganar dinero realizando una simulación de un accidente de tránsito para que él lo pueda transportar en la ambulancia a una entidad prestadora de salud y así reclamar la comisión.

 

Lo anterior reafirma nuestro compromiso de luchar contra el fraude y construir en Colombia una cultura de honradez por lo que consideramos que el Decreto 793 de 2018 permitirá disminuir de manera significativa el fraude en SOAT ya que por medio de éste, la Alcaldía Mayor de Bogotá dispone que la Secretaría Distrital de Salud sea la encargada de coordinar y gestionar toda la atención prehospitalaria en Bogotá, incluido el servicio de transporte de pacientes en ambulancias públicas y privadas, que se origine en una situación de urgencia, emergencia o desastre; entre otras normas y procedimientos.

 

Esta medida ayudará a que los operarios no tengan acceso a los pacientes con tanta facilidad, pues el decreto establece que toda solicitud para atención de urgencias en la ciudad deberá realizarse a la línea 123, lo que, según una noticia de El Tiempo contribuirá a reducir la modalidad de falsos heridos.

 

La  noticia de El Tiempo también explica que esta regulación reduce la posibilidad de competencia de ambulancias pues estos vehículos deberán tener encendido el equipo de geolocalización y georreferenciación y mantener comunicación con el Centro Regulador de Emergencias (Crue). Además, al existir el Comité Distrital de Urgencias y Gestión del Riesgo en Emergencias y Desastres en Salud, se genera un ente de control que mitiga las oportunidades de fraude que se puedan presentar.

 

No obstante, lo más importante es desarrollar estrategias enfocadas a fomentar una cultura de honradez en nuestra sociedad; por esto, INIF, Instituto Nacional de Investigación y Prevención de Fraude, se une con las compañías aseguradoras en busca del análisis, prevención y disminución del fraude en SOAT mediante diferentes herramientas que involucran aspectos legales, psicológicos, estadísticos y económicos que ayudan a entender este fenómeno y reducir su incidencia. Conozca nuestro portafolio de servicios, haciendo clic aquí.

Cargando...